lunes, 24 de mayo de 2010

Hacia aquel lugar... [Relato]

He aquí uno de mis primeros relatos, el cual lo cree en 2007 bajo el nombre de "Vi Cerchio Ereticie", vasado en el infierno dantesco; el cual reescribí y cambie su nombre a "Hacia aquel lugar...".

Hacia Aquel Lugar...

Todo comenzó aquel día... cuando de pronto una bala atravesó mis sesos. Todas mis preguntas sobre donde iría, cuando moriría se contestaron.
Caí desde el cielo a un lugar donde nunca había estado, -la caída casi me meta, pero lastima ya estaba muerto- al mirar hacia adelante vi una entrada y me acerque a ella con cautela, eran dos grandes puertas de acero, aferradas a pilares de fuego, de pronto las puertas se abrieron lentamente y por ellas entre.
Un largo camino me acerco hacia un mostrador, me acerque a él, y no había nadie; de pronto de la nada apareció un timbre; lo toque; no sucedió nada; una vez más; no sucedió nada de nada; lo toco por última vez, y apareció de la nada un tipo vestido de un chaleco rojo sangre y un gorrito que le combinaba; pues, todo esto parecía un hotel más que el mismísimo infierno; el tipo tomo el timbre y lo coloco debajo del mostrador y me dijo: -Hola… Bienvenido, pasa, ve, continúa caminando amigo diabólico, mucho allí te depara, que esperas avanza…-
Seguí caminando de pronto me halle solo en un desierto enorme, todo había desaparecido; las puertas de acero, los pilares de fuego y el mostrador; al acercarme note que el desierto se tornaba de fuego ante mis pies, de pronto, muchas personas aparecieron de la nada y comenzaron a correr y gritar; una especie de gusano de fuego los perseguía y si lo atrapaba caían en lo profundó de su boca, “El Gusano del Infierno” -así lo llame yo- se deslizaba como una serpiente, era enorme, de unos cuatro metros de alto… una bestia muy espeluznante.
Decidí caminar despacio, con cautela, sin asustarme o emitir que lo estaba, y continúe por el camino hacia aquel lugar…





Safe Creative #1005256389243

miércoles, 19 de mayo de 2010

Hours of Suffering [Relato]

Hours of Suffering



No sé qué hacer con ella. Me mira confundida con sus ojos tan temerosos cada vez que me paro en frente sin decirle nada mientras observa que sostengo en mi mano el bisturí. Se ve tan frágil e inocente atada en la Cruz del Salvador, pero entonces recuerdo lo que hizo y regresa el antiguo deseo que me llevó a esto. Me acerco a ella e intenta gritar, pero su boca amordazada no la deja hacerlo, ni mucho menos logra librarse tras cada forcejeo, entonces decide llorar intentando conmoverme. Quisiera cubrir sus ojos, pero necesito que vea lo que voy a hacer: quiero que vea morir a su amante pedófilo. Vuelvo la cruz en la cual está crucificada a la izquierda. Él a penas despierta de la influencia del narcótico que le di a beber antes en su trago de ron. Cadenas y grilletes en sus manos lo sostienen desde el techo de mi santuario profanado, y otras que surgen del suelo están aferradas a sus pies. Una vez consciente trata de darle sentido a su estado actual. Abofeteo su rostro y, aunque también está amordazado, sé que ya siente dolor. Eso es lo que estaba esperando.


– ¿Recuerdas lo que me hiciste? –le pregunto-. La mira a ella y asiente con la cabeza.


– Bueno, ya sabes lo qué te va a pasar –le digo-. Comienza a inquietarse. Forcejea un momento hasta que se da cuenta que es en vano el esfuerzo. Se ve desesperado, un poco malhumorado, e invadido por un terror asfixiante. No sé si esas serán las reacciones últimas de los malditos violadores cuando saben que van a morir. Por fin observa que llevo un bisturí en mi mano derecha y mueve la cabeza de un lado para otro negando su suerte desdichada, clamando piedad.


– Mira, allí cavé profunda tu tumba para cuando mueras –le digo-. Quiero que estés cerca del infierno, tanto como me hiciste estarlo mientras violabas a mi hija.


Logro ver una lágrima que empieza a recorrer su asqueroso rostro, y tras ella surgen otras dirigidas al mismo punto, ahora sé que está arrepentido, pero ya es muy tarde para arrepentirse.


– Acabaré lentamente con tu virilidad –le digo-. Quiero verte sufrir aún más de lo que yo sufrí. Sacaré tu ojo derecho; eso por haberte fijado en mi hija. Cortaré esas manos que osaron tocar y mutilaré tu cabeza después de intentar encontrar tu corazón.


No alcanzo a diferenciar cuál de los dos está más aterrado, si él por su pre-muerte, o ella sin saber que será de su suerte.


– Contigo aún no sé qué hacer –le digo a ella mientras me mira impactante-. No sé si cortar tus senos de madre para que no puedas amamantar a nadie en el otro mundo y sacar tus ovarios para que no vuelvas a engendrar hombre alguno. O simplemente cortar tus venas y verte morir desangrada lentamente, y enterrarte con él para que estén juntos aún en su desdicha así como lo estuvieron en la mía. Ya habrá un momento para ver qué hacer contigo.


De inmediato comienza a llorar, a forcejear atada en la cruz con tal fuerza que prontamente se cansará de hacerlo. Miro el reloj. Justo son las tres y diez. Vaya coincidencia. Pronto todo esto acabará. Entonces esto será lo último que escriba. Ya es hora.




Safe Creative #1005196338936

martes, 18 de mayo de 2010

Mordiscazo Sangriento [Premio]

Mordiscazo Sangriento [Premio]



Hace dos días, el 16 de Mayo de 2010, he recibido un premio de parte de Leny [Premio Mordiscazo Sangriento], quien ha visitado últimamente "La Habitación del Infierno"; el cual se lo agradezco y hoy lo comparto con todos ustedes.

Bueno, como he leído, debo cumplir una consigna. La consigna trata sobre contar sobre una escena de una película de terror que más me haya impactado.

En sí, me es muy difícil afirmar que escena elegir, ya que no tengo ni me produce miedo una película; pero hoy he decidido hacer un pacto con el diablo y contar porque elegí el nombre de mi blog; la escena más que escena película se lo demostrara.


Escena / Película


En el año 2007 salió a los cines la película "1408" basada en el relato del mismo nombre de Stephen King, fue una de las películas de terror que más me sorprendió y la cual, cada vez que puedo la vuelvo a ver. En si voy a destacar una escena un poco larga pero muy sorprendente.

... Mike Enslin entra al hotel y se dirige hacia el piso 13; al caminar por el piso pasando habitación tras habitación se encuentra que la puerta de uno de los ascensores se abre misteriosamente; al llegar a la habitación, entra y cierra la puerta; y todo lo que sigue es muy sobrenatural y escalofriante, asique no les voy a contar más, véanla y disfruten de este gran film ...

viernes, 14 de mayo de 2010

El Arcángel y La Existencia (Verso/Mini-Relato)

El Arcángel y La Existencia
...Despertó aquel día,
tras siglos de un profundo sueño,
un sueño, que se transformaba en
Pesadillas y Terror.
Pero aquel día despertó,
salió de la cueva en la que él estaba,
y se encontro con el fin,
el Apocalipsis sobre la Tierra.
Extendió sus alas al viento,
y se las arranco,
se saco los ojos,
sin ningún tipo de dolor.
Y él lo sintió,
Dios estaba allí arriba,
viendo como todo se desmoronaba,
la gente en las calles se mataba,
y el ruido, el humo y las llamas
que ardian sin parar.
Y se divierte,
viendo como lo que le llevo tanto tiempo crear
desaparece en tan solo unos pocos minutos.
Las bombas estallan,
el fuego incinera todo
y él allí viéndolo,
sin hacer nada por el ser humano.
Por eso arranque mis alas,
pues ya no quier estar en los Cielos
aquellos lugares erroneos.
Por eso arranque mis ojos,
pues ya no quiero mirar más esta debastación,
solo quiero que todo vuelva atras,
que cambie el pasado y así mejore el precente.
Pero ya todo es tarde...



Safe Creative #1005146297368

martes, 4 de mayo de 2010

La Cama (Relato)


La Cama


Una noche calurosa de enero, Carol por primera vez se quedaba sola con su hijo Simón; Charles, su esposo tenía una junta de trabajo en Miami.

Diez de la noche: Carol acuesta a Simón, baja las escaleras y se dirige a la cocina, se sienta en una silla y toma una hoja, piensa que le puede regalar a Simón para su cumpleaños número seis; tal vez un juguete o una mascota. Ya es tarde y no quedo más remedio que irse a acostar y apagar las luces, ya que tenía que levantarse temprano para llevar a Simón al colegio y luego ir a trabajar. Observo el reloj y la cama vacía he intenta borrar de su mente el temor a la oscuridad, a dormir sola, el espacio vacío de bajo de su cama. Ya acostada, Carol escucha el ruido de cómo se abre el armario lentamente. Nota que su pulso se está acelerando. El silencio se extiende por toda la casa, Carol apenas puede escuchar un zumbido ronco y casi repetitivo en sus oídos. De pronto escucha un ruido debajo de la cama. Su corazón comienza a latir cada vez más, su boca se abre, pero no puede gritar. Piensa que quizás sea un animal pequeño como un Ratón que va por el suelo y que se iría en cualquier momento. Se aferra esa idea con desesperación, son unos siniestros crujidos, seguidos de unas espantosas respiraciones, algo así como las que emiten los asmáticos en una crisis, tras un espantoso gorgoteo.

La mente de Carol comienza a perder la razón. Aquello que permanecía debajo de su cama, moviéndose siniestramente en la oscuridad, y aquel sonido de respiración parecía humano. ¡Ahora, ya, ya, ya! Estas palabras revotaban en la cabeza de Carol, repitiéndose cada vez más rápido, mientras su corazón latía rápidamente, amenazando con explotar.

El marido de Carol, Charles, nunca pudo olvidar lo que vio cuando volvió de Miami. Sus gritos despertaron a todos los vecinos del vecindario. Seguía gritando enloquecido. Su mujer yacía boca arriba en la cama, sus ojos abiertos; Muerta, Muerta de miedo. Pero no menos horroroso fue lo que vio debajo de la cama. El pequeño cuerpo de su hijo Simón, asfixiado que, gateando, había ido debajo de la cama donde se enredo en unos plásticos, muriendo asfixiado tras una horrible agonía.



Safe Creative #1005086223892

Ir Arriba