jueves, 25 de noviembre de 2010

El Tío de la Grúa [Relato]

El Tío de La Grúa
Autor: Daniel J. Csich


Unas nubes de tormenta se acercaban hacia mí, tome el teléfono móvil y llame al tipo de la grúa; me dijo que tardaría unos quince a veinte minutos en llegar al lugar. Entre en el auto y prendí el Estéreo. De pronto se desato una tormenta; Salí del coche y cerré el capot y rápido volví al interior del vehículo, ya estaba de noche.
Se me da por mirar el espejo retrovisor y veo como se acercan las luces de la grúa. Estoy totalmente empapada, mi musculosa blanca se torna cada vez más trasluz y mi pequeña minifalda se une con mi piel como si fuesen uno solo.
Llega el tío y se estaciona a un par de metros detrás de mi coche, noto que el baja y no lo distingo muy bien, se acerca a mi ventanilla y la golpea yo quito el seguro y el abre la puerta e ingresa al coche para tramitar los papeles del remolque. Cuando lo veo, hay cuando lo veo, -el tío más lindo que he visto en toda mi vida- noto que observa mis pechos por la musculosa que ya estaba traslucida totalmente. Él me dice –Hola…– yo le contesto, acariciando la palanca de cambios –Hola… bombón…– y noto que se sobresalta y medio que se excita al verme tomando con mucha fuerza el caño. Él me dice –Vengo a remolcar tú automóvil– y yo le digo, –que si quiere podría remolcar otra cosa– extiendo mi mano y la coloco sobre el pantalón mojado de él.
Él me observo y con su mano derecha toco mis pechos, yo extendí la mano y comencé bajándole lentamente el cierre, mientras él me iba subiendo la musculosa blanca, metí mi mano y saque su gran polla del pantalón y fue como una atracción. Me quito la musculosa y la arrojo hacia el asiento de atrás. –Comencé a sobarla- él comenzó a excitarse y casi comienza a gritar del placer.
La solté y mire sus preciosos ojos marrones llenos de pasión. Me tomo de las piernas y suavemente bajo mi tanga, me abre las piernas y comienza a sobarme el coño, mientras mete y saca su lengua, produciendo en mí una excitación descomunal.
Comencé a suspirar cada vez más rápido, él paro por un segundo, me tomo por las caderas subiéndome sobre él. Mientras me muerde de una manera delicada los pechos y los pezones. De pronto sentí como introdujo su polla en mi coño y comencé a gemir; perdiendo la razón del tiempo. Continuamos y continuamos sin parar, dentro del auto.
Él me toma nuevamente de la cintura y me deja en el asiento del conductor; caigo agotada de placer y me duermo al instante.
A la mañana siguiente me despierto en el autoservicio, con un dolor de cabeza vigoroso, pero igual así, le pregunto al mecánico el nombre del tío que me había remolcado, y él me contesta –A no tengo la mismísima idea de quien fue, solo dejo el coche y se fue…–, y le contesto –Ahhh!!! Gracias de igual forma–, él me dice que ya puedo irme. Tomo el coche y me voy pensando en él, el tío de la grúa.

Notas Posteriores:

Han pasado muchos años desde aquella noche lluviosa de abril; no he vuelto a ver al tío de la grúa, pero aun lo recuerdo y lo guardo en mis más profundos sueños, aquella noche y aquel instante en el que el llego y me hizo la tía mas feliz de todo el mundo.




Safe Creative #1011267935904

lunes, 4 de octubre de 2010

Anochecer [Relato]

Anochecer


Cuando la era de las guerras llegó, nuestra aldea no se intereso en ellas. Era algo lejano e imposible, confuso y poco interesante. Era para nosotros como una predicción de tormenta; tarde o temprano caería y tal así se iría.

Aquel día llego al pueblo un comerciante algo extravagante y particular, a toda persona que cruzaba le decía: -“…Aun tienen tiempo, corran la guerra se acerca, toda la tierra quedara cubierta de cadáveres. Miles de cadáveres miraran al sol de la mañana y si no me creen ustedes serán parte de ellos, decenas de miles…”-.

La gente se amontonaba para oír a aquel forastero que no había vendido nada en el pueblo. Ya muchos guardianes lo habían visto y minuto a minuto se acercaban mas a el. -“…Créanme huyan a Länif aun tienen tiempo…”-

Uno de los campesinos del pueblo le pregunto: -¿Qué razón hay para que nos ataquen?-. -¿Quiénes son, los Brûros o los eNist?-

El comerciante le contesto: -…No son hombres son bestias de la noche que tienen ansias de sangre, dolor y putrefacción. No hay esperanzas, no hay consuelo ni sobrevivientes; todos morirán en sus manos…-

Cansados de tantas historias ficticias los guardianes del pueblo tomaron al comerciante y lo expulsaron del pueblo; las personas estaban a punto de caer en pánico, de no haber hecho esto el caos se hubiera sembrado en el pueblo.

El tiempo paso y la noche callo en el pueblo con una llovizna de otoño.
A la mañana siguiente el sol salio del horizonte cubriendo a miles de cadáveres.








Safe Creative #1010047500967

sábado, 4 de septiembre de 2010

Recuerdos Mortales [Verso]

Recuerdos Mortales
Aun Recuerdo tus besos,
Como sueños
en mis profundas noches de agonia.

Aun recuerdo tu mirada,
perturbando mis sentido.

Aun te recuerdo amor,
como la ultima ves que te vi.

Aquella noche que nos separo,
las tinieblas colmaron mi conciencia,
el silencio de la soledad me sobre paso.

ya nada tiene sentido,
si tu no estas aqui.

Hoy he decidido sesar mi sufrimiento;
estas son mis ultimas notas en vida...

Te quiero, junto ami.

(Depronto una bala atraveso sus pensamientos).




Safe Creative #1009047239816

viernes, 13 de agosto de 2010

El Pueblo de Tërn

El Pueblo de Tërn


Hoy me dirijo al pueblo de Tërn, he pasado mucho tiempo en Lëmbrër y no puedo seguir en él; ya que tuve grandes problemas. Salí de la que seria mi vieja posada y comencé a caminar a las murallas de Lëmbrër; el camino era muy largo unos cinco kilómetros hasta la gran muralla.

Al llegar a ella me escondí unos metros antes ya que estaba custodiada por los guardias, espere a que se acercara una de las carreta comerciante y salte dentro de ella. Así comencé mi rumbo hacia Tërn, recostado dentro de una carreta comerciante dirigiéndome a cualquier lugar.

Tërm esta hacia el norte, cruzando las montañas de N'arc y pasando por el lago Vert. Tal y como havia escuchado, esta carreta se dirigía hacia Twën, pueblo vecino de Tërn. Solo tenia que esperar hasta cruzar el lago y allí me bajaría y caminaría los pocos kilómetros hasta la ciudad.

Tal y como lo había planeado salte de la carreta al pasar el lago Vert y comencé a caminar hacia la Tërn. El sol se ocultaba rápidamente, había pasado casi medio día en la carreta y aun no había llegado. Decidí apurarme un poco mas antes de que los guardias cierren las puertas.
Llegue justo antes de que cerraran, agotado por haber caminado tanto me metí a un granero y pase la noche en él. A la mañana siguiente decidí buscar alguna casa para comprar ya que tenia el dinero suficiente como para compara una, pero tan solo pude conseguir en cuarto en una antigua casona de familia. Allí Vivian los Nãdi's una familia constituida por muchos hijos. Al principio los hijos de Nãdi's me parecían muy extraños ya que creo que me querían meter miedo. Solían decir que algunas noches se oía el llanto de una niña pidiendo ayuda... pero no venia de ninguna parte sino que de todo el pueblo. Cada uno de las personas del pueblo lo oía, en la calle, en la casa y en el bar local. Se oía de la paredes, del suelo, e incluso se sentía muy violento algunas veces. También habían veces en las que las personas eran empujadas o se caían sin ningún sentido. Contaban también que incluso una joven que estaba embarazada perdió a su hija en Rëilad una tarde en la que se encontraba hablando con unas amigas; al sentir que unas manos presionaban su vientre que hizo abortar allí mismo a su hija que iba a nacer dentro de un mes. Ella estuvo a punto de morir pero se pudo recuperar y así se marcharon del pueblo y no volvieron a ser vistos por aquí.

Impresionado por esta historia les pregunte -¿Qué o Quien podría provocar estas cosas? Y ¿Por qué siguen en el pueblo? Entonces me contaron una vieja leyenda del pueblo.

"...Hace unos cien años atrás, unos niños disidieron irse de su pueblo natal y venir a Tërn. Para ello tenían que pasar el lago Vert y luego por el antiguo cementerio que unía la ciudad de Tërn con su vecina Förland, Cuando ya estaban por llegar oyeron un crujido a sus espaldas. Era su hermana menor de uno de ellos. Le rigieron que volviese a su cada pues no querían cargar con niñas asustadizas y esta se negó a ello, más le daba miedo volverse sola.

Entonces decidieron asustarla y tratar que esta se despistara. Al llegar a una estatua cercana al cementerio decidieron jugar para esconderse de ella. Como la luna llena los iluminaba se veía bastante bien, esta niña acepto sin sospechar de nada... uno de ellos comenzó a contar y los demás se escondieron todos juntos, mientras que la niña se escondía en otro lado pensando que todos estaban haciendo lo mismo que ella hacia. Cuando ya le perdieron la vista, los chicos se reunieron y salieron por una de las puertas y la cerraron bloqueándola con una gran piedra. No podían dejar de reír de lo fácil que les había resultado engañar a esta pequeña niña hasta que de la nada oyeron un grito horripilante... Al principio pensaron que la niña les estaba tramando una broma, hasta que volvieron a escuchar este grito desgarrador reaccionaron y volvieron a entrar al cementerio.

Estuvieron buscando por todas partes pero no la encontraron, gritaban su nombre y nada, no la encontraban. Al cabo de varias horas, cuando ya salía el sol decidieron ir al pueblo a buscar ayuda con la esperanza que la niña les había echo una broma y se hubiese ido sola al pueblo.
Al llegar al pueblo, su hermano fue a la casa de su tío y ella no había pasado la noche allí. Su tío le pregunto que había pasado y este le contó la verdad. Su tío al saber esto salió y aviso a todo el pueblo. Salieron muchas personas a buscar a la muchacha en el cementerio.

Cuando llegaron allí, uno de los vecinos descubrió el cuerpo de la niña, se encontraba en una de las fosas que acababan de abrir días antes para un nuevo difunto. La niña tenia la cara desfigurada, los huesos de los brazos y las piernas retorcidos en una figura grotesca, los ojos cristalizados por el pánico y la boca en una mueca de absoluto horror...

Fue un día muy oscuro en el pueblo de Tërn, nadie se explicaba lo que había ocurrido allí. El hermano, con los años, decía que su hermana se estaba vengando de él, le veía en todas partes, le pegaba... Los médicos no sabían que diagnostico dar tan solo se estaba volviendo loco, pero no podían explicar los continuos moretones que aparecían por todo su cuerpo, incluso en la cara...

Al cabo de unos años, la madre de estos hermanos se quedó embarazada... y a los siete meses le ocurrió lo que ya contaron antes: Algo había provocado la muerte de su bebé y quizás su propia muerte de la que escapó por poco. Los chicos decían que los gritos que oían por las noches eran iguales que los que oyeron en el cementerio. Todos pensaban que este grupo de niños se estaba volviendo loco como su amigo..."

Al escuchar esta historia quede sorprendido y hasta ya les creía... había pasado un buen rato de miedo y decidí irme a dormir ya que era demasiado tarde.

Cuando caminaba hacia mi habitación, sentí un golpe fuerte en mi espalda que me obligó a caer al suelo. Miré hacia atrás, pero los chicos estaban hablando entre ellos a unos tres metros de mí.

El señor Nãdi's dijo que me había tropezado. Uno de los chicos se paro para también ir a dormir cuando de repente volvió la cabeza hacia el otro lado de forma violenta... Dijo que alguien la había abofeteado... y tenía una mano marcada en la cara... una mano pequeña.

Nos asustamos mucho y empezamos a gritar presos de la histeria. Salí corriendo hasta que entre a mi habitación. De pronto comencé a escuchar como golpeaban violentamente la puerta y las ventas se querían abrir. De la nada todo cesó, salí y encontré a los chicos agotados por la lucha, con arañazos, golpes, etc. pero me dijeron que estaban acostumbrados a esto, que no pasaba nada.

Las agresiones que este pueblo sufría eran esporádicas y no siempre a las mismas personas, pero ellos sienten que tienen que estar ahí para que esta niña que murió de forma tan violenta no esté sola. Algún día llegará el momento en que pueda descansar en paz.



Safe Creative #1008147048861

Queridos amigos y lectores de "La Habitación del Infierno". Quizás ya se han dado cuenta del nuevo cambio del sitio. Anteriormente nuestra URL era http://www.roomfromhell.blogspot.com/. Desde ahora en adelante podrán visitar el sitio desde la URL http://www.roomfromhell.com.ar/. Para los que visiten la URL vieja serán re-direccionados a la nueva.

Actualmente estoy trabajando en un proyecto a largo plazo y no he podido agregar ningún Relato o Verso; pronto les traeré algunos nuevos.

Saludos!

Daniel J. Csich 12/08/10

miércoles, 28 de julio de 2010

Tiempos [Verso]

Tiempos


...Los Tiempos transcurren como granos de arena,

olvidados por el destino que nos condena.

Aquel destino que por el tiempo nos une,

y a su vez nos separa,
como abeja sin colmena.

Pero tan solo en la mitad de un tiempo,
nos vemos enfrentados a una voz,
una voz que nos alerta,
y nos da aquel mensaje inexplicable,
de dolor y deshonor...





Safe Creative #1007296937262

sábado, 24 de julio de 2010

El Final del Camino [Verso]

El Final del Camino



...Cuando nos vemos envueltos en el final del camino,
nos damos cuenta de todo lo que nos hemos perdido,
todo lo que no hemos echo y todo lo que no veremos...

...Ver crecer a nuestro hijos, ver avanzar al mundo dia a dia,
y ver como con cada paso
se lleva a la profunda destrucción...


...Pero hoy ya no hay vuelta atras,
no hay forma de cambiar,
ya estamos en el camino,
no hay forma de modificar,
no hay nada mas que hacer,
lo que echo, echo está...





Safe Creative #1007246908038

sábado, 10 de julio de 2010

Versos Perdidos [Verso]

Versos Perdidos



En mi pasado lleno de oscuridad,
he encontrado un haz de luz
que habia perdido por mucho tiempo,
una luz que hizo iluminar
aquellos tormentos en mi corazón.

Aquella luz eres tú;
mi amor aplacado
por aquellas densas tinieblas al ras del tiempo;
pero hoy te he encontrado
y he decidido luchar contra mi destino
oscuro y sin sentido.

Los tiempos dirán
la suerte que me ha de deparar.





Safe Creative #1007106794443

viernes, 11 de junio de 2010

El Camino hacia la gran Ciudad Amurallada [Fragmento-Relato]

Originalmente este es un texto expandido de un relato de Martín Caparrós, "La Gran Ciudad Amurallada", el cual modifique....


El Camino hacia la gran Ciudad Amurallada




(…) Comí hasta que me dolió la panza y la boca, y me quede totalmente dormido. Me parece que helaba.

Me despertaron unas patadas en la espalda. Antes de abrir los ojos, o mientras los abría, vi los pedazos otra vez y me dieron arcadas. Ahora los pedazos trataban de juntarse, y armaban cuerpos raros: unos pedazos eran alas, otros mostraban dientes, otros eran barullo de una tormenta seca. Escuche risas de los que me pateaban y recién ahí pensé que los salvajes me habían descubierto. Abrí los ojos: eran otros.

Vi que eran otros: les pregunté qué eran y me miraron para decirme que no me entendían. No sé si fue un alivio o una decepción. Estos salvajes eran más sólidos, más bajos, mas plantados, y no tenían espadas sino maquinas parecidas a una ballesta cruzadas sobre el pecho. Por gestos y patadas me levantaron y me hicieron entender que caminara con ellos; debían ser unos veinte y no andaban en fila, sino más bien como manada. Uno, que los mandaba, bastante joven, no mucho mayor que yo, caminaba a mi lado y, cada tanto, se mojaba un dedo y me lo pasaba por la piel, como quien quiere despegar una pintura.

Caminamos todo el día por el paisaje desvaído; al atardecer, cuando vi, a lo lejos, la muralla brillando bajo el sol, recordé las historias que me habían contado en nuestra villa sobre la gran Ciudad que hace tanto acechábamos. En toda la región, solamente la Ciudad podía tener esa muralla.

Seguimos el camino, las murallas subían cada vez más hacia el cielo, eran impresionantes. El anochecer callo y llegamos a la gran puerta de hierro, de unos diez metros de alto y cuarenta de ancho, impedía que salga o entre cualquiera. En las hacer canias hombres blancos vestidos con grandes ropas de metal que la luna reflejaba en ellas. Al llegar unos de mis captores se adelanto y comenzó a comunicarse de una forma muy extraña con el gran hombre de plata. Al poco tiempo de espera la gran puerta se comenzó a abrir hacia el cielo que en estas altas horas se veían las nueves de una vecina tormenta.

Al entrar todo se veía oscuro; miles de antorchas ardían en las calles de la Ciudad. Me llevaron hacia un lugar bajo la tierra; todo era muy oscuro, solo se veía unos pocos metros con la antorcha que tenia este gran hombre de rostro perverso. Tomo unas telas, me las coloco y seguimos el camino.

Abrió una puerta de hierro y me arrojo allí adentró con gran fuerza. Poco se veía en la eterna oscuridad, solo la luna que cuando se asomaba me brindaba la visión espontanea. Un largo cajón con escritos y una fina tela que los cubría, solo eso era lo que se podía ver en este lugar tan chico. Tenebrosos sonidos en la oscura noche se escuchaban; gritos y los llantos del cielo. Al no poder dormir trate de mirar aquellos escritos, eran muy extraños. Tras un largo tiempo mirándolos y queriendo reconocer algo me quede dormido.

La luz del sol me despertó a la mañana siguiente, incomodo con escritos en mi espalda logre dormí un poco, al ver que me desperté el hombre de rostro perverso se acerco y dejo cerca de la puerta de hierro un vasija y una… cosa blanca redonda… que nunca había visto. Al ver que se alejo, tome la vasija que en su interior tenía agua y esa cosa blanca. Bebí el agua y comencé a mirar la cosa blanca, que extraña, era suave y se podía separa con facilidad; le di un mordisco y en mi boca parecía esponjosa, tenía un buen gusto, comencé a comerla lentamente.

Al tiempo que termine de comer la cosa blanca, los hombres de plata llegaron a la puerta, entraron me levantaron y me llevaron hacia fuera. Que grande y hermosa era la Ciudad. Comenzamos a caminar por los pasillos y salimos a una gran choza que era totalmente blanca. De allí salió un hombre vestido con ropas negras y algo muy chico blanco, uno de los hombres de plata comenzó a hablar con este; él me miro a los ojos, se acercó a mí y toco mi frente, al mismo tiempo cerró los ojos y comenzó a murmurar algo que no entendí ni una palabra. Luego el hombre saludo al hombre de plata y seguimos nuestro camino.

Comencé a ver, en lo alto a personas blancas y otras de mi tribu, al llegar a ese lugar lo que mis ojos vieron fue un gran sufrimiento; parecía un lugar de matanza, hombres y mujeres allí arriba, gritando hora tras hora de sufrimiento y dolor. Muchos hombres mirando atentamente a aquellos objetos de sufrimiento, riendo y sacudiendo sus manos. Creí estar en el mismísimo infierno. Que mis ancestros predijeron hace muchos años. Mi padre, mi madre y mis hermanos habían sido capturados por estos engendros. De seguro ya deben estas con mi dios; podres de ellos.

Luego ya do noche me volvieron a llevar a la oscuridad, con los escritos y la tela; me acosté y cerré los ojos. Pensé por un instante, que es lo que me deparara la ciudad.

lunes, 24 de mayo de 2010

Hacia aquel lugar... [Relato]

He aquí uno de mis primeros relatos, el cual lo cree en 2007 bajo el nombre de "Vi Cerchio Ereticie", vasado en el infierno dantesco; el cual reescribí y cambie su nombre a "Hacia aquel lugar...".

Hacia Aquel Lugar...

Todo comenzó aquel día... cuando de pronto una bala atravesó mis sesos. Todas mis preguntas sobre donde iría, cuando moriría se contestaron.
Caí desde el cielo a un lugar donde nunca había estado, -la caída casi me meta, pero lastima ya estaba muerto- al mirar hacia adelante vi una entrada y me acerque a ella con cautela, eran dos grandes puertas de acero, aferradas a pilares de fuego, de pronto las puertas se abrieron lentamente y por ellas entre.
Un largo camino me acerco hacia un mostrador, me acerque a él, y no había nadie; de pronto de la nada apareció un timbre; lo toque; no sucedió nada; una vez más; no sucedió nada de nada; lo toco por última vez, y apareció de la nada un tipo vestido de un chaleco rojo sangre y un gorrito que le combinaba; pues, todo esto parecía un hotel más que el mismísimo infierno; el tipo tomo el timbre y lo coloco debajo del mostrador y me dijo: -Hola… Bienvenido, pasa, ve, continúa caminando amigo diabólico, mucho allí te depara, que esperas avanza…-
Seguí caminando de pronto me halle solo en un desierto enorme, todo había desaparecido; las puertas de acero, los pilares de fuego y el mostrador; al acercarme note que el desierto se tornaba de fuego ante mis pies, de pronto, muchas personas aparecieron de la nada y comenzaron a correr y gritar; una especie de gusano de fuego los perseguía y si lo atrapaba caían en lo profundó de su boca, “El Gusano del Infierno” -así lo llame yo- se deslizaba como una serpiente, era enorme, de unos cuatro metros de alto… una bestia muy espeluznante.
Decidí caminar despacio, con cautela, sin asustarme o emitir que lo estaba, y continúe por el camino hacia aquel lugar…





Safe Creative #1005256389243

miércoles, 19 de mayo de 2010

Hours of Suffering [Relato]

Hours of Suffering



No sé qué hacer con ella. Me mira confundida con sus ojos tan temerosos cada vez que me paro en frente sin decirle nada mientras observa que sostengo en mi mano el bisturí. Se ve tan frágil e inocente atada en la Cruz del Salvador, pero entonces recuerdo lo que hizo y regresa el antiguo deseo que me llevó a esto. Me acerco a ella e intenta gritar, pero su boca amordazada no la deja hacerlo, ni mucho menos logra librarse tras cada forcejeo, entonces decide llorar intentando conmoverme. Quisiera cubrir sus ojos, pero necesito que vea lo que voy a hacer: quiero que vea morir a su amante pedófilo. Vuelvo la cruz en la cual está crucificada a la izquierda. Él a penas despierta de la influencia del narcótico que le di a beber antes en su trago de ron. Cadenas y grilletes en sus manos lo sostienen desde el techo de mi santuario profanado, y otras que surgen del suelo están aferradas a sus pies. Una vez consciente trata de darle sentido a su estado actual. Abofeteo su rostro y, aunque también está amordazado, sé que ya siente dolor. Eso es lo que estaba esperando.


– ¿Recuerdas lo que me hiciste? –le pregunto-. La mira a ella y asiente con la cabeza.


– Bueno, ya sabes lo qué te va a pasar –le digo-. Comienza a inquietarse. Forcejea un momento hasta que se da cuenta que es en vano el esfuerzo. Se ve desesperado, un poco malhumorado, e invadido por un terror asfixiante. No sé si esas serán las reacciones últimas de los malditos violadores cuando saben que van a morir. Por fin observa que llevo un bisturí en mi mano derecha y mueve la cabeza de un lado para otro negando su suerte desdichada, clamando piedad.


– Mira, allí cavé profunda tu tumba para cuando mueras –le digo-. Quiero que estés cerca del infierno, tanto como me hiciste estarlo mientras violabas a mi hija.


Logro ver una lágrima que empieza a recorrer su asqueroso rostro, y tras ella surgen otras dirigidas al mismo punto, ahora sé que está arrepentido, pero ya es muy tarde para arrepentirse.


– Acabaré lentamente con tu virilidad –le digo-. Quiero verte sufrir aún más de lo que yo sufrí. Sacaré tu ojo derecho; eso por haberte fijado en mi hija. Cortaré esas manos que osaron tocar y mutilaré tu cabeza después de intentar encontrar tu corazón.


No alcanzo a diferenciar cuál de los dos está más aterrado, si él por su pre-muerte, o ella sin saber que será de su suerte.


– Contigo aún no sé qué hacer –le digo a ella mientras me mira impactante-. No sé si cortar tus senos de madre para que no puedas amamantar a nadie en el otro mundo y sacar tus ovarios para que no vuelvas a engendrar hombre alguno. O simplemente cortar tus venas y verte morir desangrada lentamente, y enterrarte con él para que estén juntos aún en su desdicha así como lo estuvieron en la mía. Ya habrá un momento para ver qué hacer contigo.


De inmediato comienza a llorar, a forcejear atada en la cruz con tal fuerza que prontamente se cansará de hacerlo. Miro el reloj. Justo son las tres y diez. Vaya coincidencia. Pronto todo esto acabará. Entonces esto será lo último que escriba. Ya es hora.




Safe Creative #1005196338936

martes, 18 de mayo de 2010

Mordiscazo Sangriento [Premio]

Mordiscazo Sangriento [Premio]



Hace dos días, el 16 de Mayo de 2010, he recibido un premio de parte de Leny [Premio Mordiscazo Sangriento], quien ha visitado últimamente "La Habitación del Infierno"; el cual se lo agradezco y hoy lo comparto con todos ustedes.

Bueno, como he leído, debo cumplir una consigna. La consigna trata sobre contar sobre una escena de una película de terror que más me haya impactado.

En sí, me es muy difícil afirmar que escena elegir, ya que no tengo ni me produce miedo una película; pero hoy he decidido hacer un pacto con el diablo y contar porque elegí el nombre de mi blog; la escena más que escena película se lo demostrara.


Escena / Película


En el año 2007 salió a los cines la película "1408" basada en el relato del mismo nombre de Stephen King, fue una de las películas de terror que más me sorprendió y la cual, cada vez que puedo la vuelvo a ver. En si voy a destacar una escena un poco larga pero muy sorprendente.

... Mike Enslin entra al hotel y se dirige hacia el piso 13; al caminar por el piso pasando habitación tras habitación se encuentra que la puerta de uno de los ascensores se abre misteriosamente; al llegar a la habitación, entra y cierra la puerta; y todo lo que sigue es muy sobrenatural y escalofriante, asique no les voy a contar más, véanla y disfruten de este gran film ...

viernes, 14 de mayo de 2010

El Arcángel y La Existencia (Verso/Mini-Relato)

El Arcángel y La Existencia
...Despertó aquel día,
tras siglos de un profundo sueño,
un sueño, que se transformaba en
Pesadillas y Terror.
Pero aquel día despertó,
salió de la cueva en la que él estaba,
y se encontro con el fin,
el Apocalipsis sobre la Tierra.
Extendió sus alas al viento,
y se las arranco,
se saco los ojos,
sin ningún tipo de dolor.
Y él lo sintió,
Dios estaba allí arriba,
viendo como todo se desmoronaba,
la gente en las calles se mataba,
y el ruido, el humo y las llamas
que ardian sin parar.
Y se divierte,
viendo como lo que le llevo tanto tiempo crear
desaparece en tan solo unos pocos minutos.
Las bombas estallan,
el fuego incinera todo
y él allí viéndolo,
sin hacer nada por el ser humano.
Por eso arranque mis alas,
pues ya no quier estar en los Cielos
aquellos lugares erroneos.
Por eso arranque mis ojos,
pues ya no quiero mirar más esta debastación,
solo quiero que todo vuelva atras,
que cambie el pasado y así mejore el precente.
Pero ya todo es tarde...



Safe Creative #1005146297368

martes, 4 de mayo de 2010

La Cama (Relato)


La Cama


Una noche calurosa de enero, Carol por primera vez se quedaba sola con su hijo Simón; Charles, su esposo tenía una junta de trabajo en Miami.

Diez de la noche: Carol acuesta a Simón, baja las escaleras y se dirige a la cocina, se sienta en una silla y toma una hoja, piensa que le puede regalar a Simón para su cumpleaños número seis; tal vez un juguete o una mascota. Ya es tarde y no quedo más remedio que irse a acostar y apagar las luces, ya que tenía que levantarse temprano para llevar a Simón al colegio y luego ir a trabajar. Observo el reloj y la cama vacía he intenta borrar de su mente el temor a la oscuridad, a dormir sola, el espacio vacío de bajo de su cama. Ya acostada, Carol escucha el ruido de cómo se abre el armario lentamente. Nota que su pulso se está acelerando. El silencio se extiende por toda la casa, Carol apenas puede escuchar un zumbido ronco y casi repetitivo en sus oídos. De pronto escucha un ruido debajo de la cama. Su corazón comienza a latir cada vez más, su boca se abre, pero no puede gritar. Piensa que quizás sea un animal pequeño como un Ratón que va por el suelo y que se iría en cualquier momento. Se aferra esa idea con desesperación, son unos siniestros crujidos, seguidos de unas espantosas respiraciones, algo así como las que emiten los asmáticos en una crisis, tras un espantoso gorgoteo.

La mente de Carol comienza a perder la razón. Aquello que permanecía debajo de su cama, moviéndose siniestramente en la oscuridad, y aquel sonido de respiración parecía humano. ¡Ahora, ya, ya, ya! Estas palabras revotaban en la cabeza de Carol, repitiéndose cada vez más rápido, mientras su corazón latía rápidamente, amenazando con explotar.

El marido de Carol, Charles, nunca pudo olvidar lo que vio cuando volvió de Miami. Sus gritos despertaron a todos los vecinos del vecindario. Seguía gritando enloquecido. Su mujer yacía boca arriba en la cama, sus ojos abiertos; Muerta, Muerta de miedo. Pero no menos horroroso fue lo que vio debajo de la cama. El pequeño cuerpo de su hijo Simón, asfixiado que, gateando, había ido debajo de la cama donde se enredo en unos plásticos, muriendo asfixiado tras una horrible agonía.



Safe Creative #1005086223892

sábado, 24 de abril de 2010

En Búsqueda de un Dios (Verso)

En Búsqueda de un Dios

Lo he buscado por millones de siglos,
y todavía no lo he encontrado.

Busque por todos lados,
desde las Calles de Belfast,
por las Junglas del Salvador,
y por el Desierto de Thar.

Pero no lo he encontrado,
también lo he busque en las sierras,
en la Luna y hasta en Marte,
pero él no estaba.

Siempre me han dicho,
que él está en todos lados,
observándonos, desde aquí y desde el Cielo,
como un espía encubierto.

Y eso seguro es todo lo que él hace,
como mirar la puta televisión,
viendo como el ser humano,
se conduce hacia la extinción.

Por eso te estoy buscando,
solo quiero hablar contigo,
solo quiero encontrarte,
y encontrar alguien que me de
esperanza, felicidad y un poco de amor.

Pero solo he encontrado,
o eso creo que encontré,
a alguien que me persigue,
dejando en mí
miserias, injusticias,
imprudencias y dolor.

Y sigo el camino en tu búsqueda,
quizás algún día te encuentre,
o quizás la muerte me encuentre primero,
pero siempre seguiré firme y sin caerme
en búsqueda de un Dios






Safe Creative #1005086223939

miércoles, 21 de abril de 2010

Histéricas Borracheras (Verso)

Histéricas Borracheras

...En las noches de juergas,
de histéricas borracheras,
te hundes en el vaso...
y lo alejas y lo acercas,
buscando en ti el camino.

Navegas por aquel mar de cerveza
en búsqueda de la isla de las riquezas,
el amor y la justicia.

Pero solo encuentras
en aquel mar de cerveza
la isla de la pobreza,
el odio y la injusticia.

Al divisarla te alejas,
más y más por aquel mar.

Hundiéndote cada vez más
por cada vaso que bebes
y cada vaso que vives en él,
en estas noches de bohemia
de histéricas borracheras...



Safe Creative #1005086224240

viernes, 2 de abril de 2010

Invasión [Capitulo Nº1] (Novela)

Invasión
[Capitulo Nº1]




Indice:
  • Prologo.
  • Primeras Noticias.
  • Capitulo Nº1: El Comienzo.




Prologo

Cuando la muerte se torno vida, cuando la realidad se convirtió en un terror inexplicable, más que la ficción, cuando lo que parecía imposible sucedió, cuando los muertos volvieron a caminar por la tierra.



Primeras Noticias

Del East Oregón, 8 de Mayo de 2008:

"Un policía retirado le dispara a un muerto"

- Henry Becker, mato a su amigo que estaba a punto de ser enterrado. Henry afirmo: Él salió de su ataúd y comenzó a perseguir a la gente como un loco; le dispare. -


Del East Oregón, 9 de Mayo de 2008:

"Culpan al ex-policía de matar a su amigo"

- Según los forenses, ya estaba muerto hace más de cinco días. -


Del Oklahoman, 12 de Junio de 2008:

"Cadáveres humanos desenterrados,
regresan a la vida y devoran a los vivos".

- Se dice que es obra de un huingán (Hechicero) vudú.


Del Courrier Journal (Kentucky), 17 de Junio de 2008:

"La invasión de cadáveres humanos,
vagando por las calles de las ciudades es amplio"

- Todas las personas que son mordidas por uno de ellos, al poco trascurso del tiempo, se convierten en uno. -


T.V. Local:

Johnathan:

- Mi padre tuvo un ataque al corazón, de pronto se levanto y comenzó a perseguirme como un espíritu mortal; le atravesé la cabeza con un machete. -


Del Wall Street Journal, 2 de Julio de 2008:

Charles Morval:


Del Phoenix Sun, 11 de Julio de 2008:

"Las personas saquean pequeños pueblos como si fueran forajidos, para conseguir suministros".






Capitulo Nº1: El Comienzo

Todo se ha tornado en caos, desde la aparición de estos seres, más que seres son cadáveres humanos que andan por las calles de las ciudades en búsqueda de personas, atacándolas y devorándolas en su camino. Nadie sabe como esto empezó, como esto se torno en una catástrofe global, nadie sabe donde ocurrió o como sucedió. De un día para el otro, despertaron de su profundo sueño eterno con un hambre terrible, empezaron a atacar a las personas, luego estas personas se comenzaron a comportar diferente y se convirtieron en uno de ellos; en la televisión dicen que todo esto podría ser obra de un houngan o hechicero que ejerce el vudú; pero muchos no lo creen, ya que solo puede revivir dos o tres muertos, pero no a todo el mundo como la expansión de un Virus Letal. Aunque de eso nadie hablo, nadie dijo que podría ser una especie de proyecto científico que salió mal y lo descartaron y termino expandiéndose por todo el mundo.

Por mi vecindario no ha cambiado nada, solo que por algún lado se ven a aquellos cadáveres andando por allí, pero ya han tomado muchas ciudades, más que ciudades han tomado estados.

En si puedo suponer que todo comenzó aquel 30 de Abril, un día común como todos, pero algo sucedía, los diarios de todo el mundo mostraban imágenes espeluznantes en sus portadas con titulares terroríficos: “Los Muertos, Los Desaparecidos, vuelven a la vida y devoran a los Vivos”. El caos asechaba al mundo, una nueva invasión, nada de Langostas, Sapos, o cualquier otra amenaza dicha por la biblia, sino que Zombies.

Al pasar tres días, la tasa de mortalidad comenzaba a subir drásticamente, hora tras hora, en todas las ciudades; mientras el gobierno preparaba al ejército para contener a unos disturbios.

Los disturbios, eso fue lo que decían los noticieros, pero era otro tipo de disturbio ya que el gobierno siempre tenía preparados a los policías locales y en muchos años, nunca utilizaron al ejército más que para invadir otros países.

Han pasado varios días. Me encuentro aquí en casa solo; mucha gente decidió irse a los refugios que el gobierno les daba pero pensé un segundo y dije, si esta invasión llegara a pasar por allí seria un blanco fácil, asique me quede en la azotea con mi televisión y una radio algo antigua que creí que ya no funcionaba pero todavía toma algunas señales y mi Rifle con tan solo una bala.

Día a día voy observando por la ventana que va sucediendo con el vecindario, y noto que cada vez aparecen más y más cadáveres, son repugnantes, tienen un paso ligero y sin rumbo, tambaleándose como borrachos después de una resaca, totalmente bañados en sangre y con mordeduras, disparos, miembros perdidos en el camino y más, sin parar. Las redes telefónicas son desconocidas ya ningún teléfono móvil funciona; poco a poco las señales televisivas caen una tras otra. La CNN trasmitió su última señal advirtiendo a los espectadores que mantengan la calma en sus casas, sin salir al exterior por ninguna circunstancia hasta que el ejército acabe con esta invasión de Zombies, y solo quedo ese cartel en la señal, solo eso desde hace tres días. Esperando y esperando observo por la pequeña ventana de la azotea, una niña de unos ocho años se tambalea por la calle, sin un ojo, bañada en sangre, con la mitad del brazo mordido y sin una pierna. Otro individuo se acerca a la puerta de la casa de Avy, que está enfrente de la mía. Y comienza a golpear su cabeza en la puerta como queriendo romperla para entrar. Y se hacía de noche y el espécimen continuaba golpeando su cabeza en la puerta, aquel espécimen sin brazos y con parte de la masa encefálica fuera de su cabeza. Me ciento, tomo el Rifle y cierro los ojos. Comienza a caer una pequeña llovizna en la ciudad. La noche pasa lentamente.

Un día más; el gobierno todavía no ha dicho nada ni ha hecho nada al respecto, cada vez son más los cadáveres andantes que vagan por las calles y ni una respuesta, nada. Escucho unos ruidos abajo, intentan entrar a la casas. De pronto el ruido se calma y un grito se escucha. Avy, el maldito Zombie que golpeaba su cabeza como un idiota lo ha logrado, rompió la puerta y la atrapo. Tomo mi Rifle y apunto para dispárale. Pero pienso por tan solo un minuto y me doy cuenta que de la nada han aparecido mas y mas, si le disparo a uno, revelare mi escondite y terminare echo picadillo o como uno de ellos. Dejo el rifle a un costado y sigo mirando. Ya son cinco en la puerta, uno de ellos entra y saca del brazo a la ya muerta Avy y comienzan devorarla sin parar, uno que a su paso llevaba colgando sus metros de intestinos toma el brazo y comienza morderlo arrancando toda la piel a su paso y comiéndosela. Otro de una apariencia pálida, totalmente desnudo, con un tajo que empieza en su cuello y termina en su obligo, sin ningún órgano, creo que será uno de los que se escapo de la autopsia; con un cuchillo, lo empieza a clavar en el vientre de Avy, y comienza su degustación con sus intestinos y otros órganos mas.

Pasaron cinco días, los servidores de Internet habían desaparecido, reducidos a unos pocos; El suministro de energía eléctrica se ha cortado. Antes de esto; se informo cuando todavía había señal televisiva, en el único noticiero que subsistía que, en varias centrales nucleares de España, Rusia, Estados Unidos, repitieron la historia de Chernóbil a causa de que los que alguna vez habían trabajado en el mantenimiento de ellas, ya no lo hacían o habían sido víctimas del pánico y se largaron lo más rápido de su ciudad o que ya estaban muertos y deambulando como Zombies por las Ciudades. Por suerte, creo que los que mantenían la Central Nuclear, la han apagado o todavía no ha sucedido ninguna catástrofe que en un futuro podría llegar a suceder.

Todo ocurrió tan rápido, las calles de las ciudades más habitadas, ya no lo eran. Solo las calles con Zombies hambrientos, asesinando y devorando a cuanto ser vivo se les cruzara en su camino. Algunos valientes, más que valientes eran idiotas, queriendo hacerse los Héroes, salían a las calles con machetes, bates, cuchillos, armas de fuego y más, para hacerles frente. Desde la pequeña ventana pude observar a uno de ellos con el rostro desfigurado por mordidas, la caja torácica abierta y arrastrando sus órganos por el asfalto. Vestido un poco con una remera azul, que al estar manchada con sangre se convirtió en bordo y un pantalón de jeans color azul-ensangrentado. ¿Que nos pasara en el transcurso del tiempo?





Safe Creative #1005086223946

Ir Arriba